jueves, 7 de abril de 2016

La "Capilla Sixtina" valenciana

La Iglesia de San Nicolás de Valencia, declarada en 1981 Monumento Histórico Artístico Nacional, ha inaugurado la restauración con casi 2.000 metros de pinturas murales que la decoran, después de tres años de trabajo y el empleo de las técnicas más vanguardistas. Esta restauración es fruto del convenio suscrito por la Universidad Politécnica de Valencia y el Arzobispado con el patrocinio de la Fundación Hortensia Herrero.

El restaurador de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, el italiano Gianluigi Colalucci, que ha colaborado en este proyecto, ha alabado la belleza y valor de este conjunto pictórico valenciano.

La iglesia de San Nicolás se construyó en el siglo XIII sobre una antigua mezquita musulmana y formaba parte de las llamadas primeras doce parroquias cristianas de Valencia. En el siglo XV la primitiva iglesia fue restaurada a iniciativa del entonces rector de la parroquia Alfonso de Borja, futuro obispo de Valencia y posteriormente papa Calixto III.

La actual conserva la estructura gótica pero está totalmente recubierta con una exuberante decoración barroca añadida en el siglo XVII de la que destacan las pinturas murales creadas por Dionis Vidal, siguiendo el diseño de su maestro Antonio Palomino, autor también de los frescos de la cúpula principal de la Basílica de la Virgen de los Desamparados.

El impresionante mural que envuelve al visitante no solo destaca por su belleza, sino también por su carácter narrativo, ya que la nave está dividida conceptualmente en dos: una de las partes cuenta la vida de San Nicolás y la otra la de San Pedro Mártir, los dos santos a quienes está dedicada la iglesia y que suponen la conservación de uno de los bienes de mayor interés artístico y cultural de la Comunitat Valenciana.

Una visita obligada para todos los valencianos y visitantes que quieran disfrutar de nuestra particular “Capilla Sixtina”.



Aleth Tárrega
Dpto. de Arte