martes, 11 de abril de 2017

¿POR QUÉ LAS PLANTAS SON VERDES?


Seguro que todos sabemos la respuesta… ¡Por la clorofila! Pero, ¿qué es la clorofila? Es un pigmento verde que contienen las hojas de las plantas y está presente en cada una de sus células, dentro de unos orgánulos llamados cloroplastos. Gracias a ellos, las plantas realizan la fotosíntesis y crean su propia comida, con la luz del sol y dióxido de carbono.

Además de clorofila, las hojas de las plantas tienen otros pigmentos que son amarillos, las xantofilas, y otros anaranjados, los carotenos. 

En el laboratorio, mediante una cromatografía, podemos extraer los pigmentos de las hojas y separarlos. Seleccionamos varias hojas, las trituramos, añadimos alcohol y filtramos hasta obtener una disolución que contiene los pigmentos. A continuación, sumergimos en la disolución una tira de papel de filtro, por la cual, por capilaridad subirán los pigmentos y, como estos tienen distintos grados de solubilidad, los más solubles se desplazarán a mayor velocidad que los menos solubles.

De esta forma, al cabo de cierto tiempo y a lo largo del papel de filtro, se irán situando los distintos pigmentos en forma de bandas coloreadas, tanto más desplazadas cuanto más solubles sean los pigmentos a que pertenecen y tanto más anchas cuanto mayor sea la abundancia de estos en la mezcla. 

A través de experiencias científicas como esta, nuestros alumnos practican mientras aprenden.

Mª Ángeles Carbó
Dpto. de Ciencias