martes, 25 de abril de 2017

EL RUBIUS MOLA


Lo que arrasa y enfervoriza a los más jóvenes siempre ha sido motivo de broma y crítica por el mundo adulto o la élite cultural. 

Hoy en día la tontería de la que parece que se deben reír los medios serios son los youtubers. Hombres y mujeres, en su mayoría muy jóvenes, que utilizan su canal de Youtube para publicar vídeos de cualquier temática y contenido y que, en algunos casos, lo han convertido en su modo profesional de vida.

Vegeta777, El Rubius o Mangel, solo por citar algunos de los youtubers más conocidos en nuestro país, son hoy en día modelos y referentes para nuestros alumnos. Hasta tal punto, que muchos de ellos sueñan con vivir de colgar sus vídeos en la red.

Pero ser consumidor de vídeos, videojuegos o libros no te hace youtuber, programador o escritor. Porque para transmitir ideas, emociones o experiencias debes contar con unas herramientas comunicativas desarrolladas, ser creativo y sobre todo, tener personalidad. 

Así que, aprovechando el tirón de estos nuevos gurús, en la clase de Lengua nos hicimos youtubers mientras trabajábamos el texto argumentativo. El proyecto tenía dos fases: una primera de investigación y, una segunda que consistía en la creación de un vídeo.

Compartí con mis alumnos una nutrida lista de canales educativos de youtube para que, por grupos, los investigaran a fondo. No solo del Rubius vive el niño. 

Ellos debían elegir, al menos, uno de los canales que les había mostrado y argumentar por qué les gustaba o no el contenido del mismo. En la segunda parte del vídeo debían realizar una recomendación personal de un canal que les gustara especialmente y, por supuesto, describir y argumentar por qué.

Para el desarrollo de la actividad utilizamos, entre otras, la app TouchCast Studio. Una aplicación gratuita tremendamente recomendable que convierte tu iPad en un estudio de televisión. 

El proyecto les hizo ver que ser youtuber es un poco más complejo de lo que parece, que hay mucho contenido interesante más allá de sus canales habituales y a mí, que estos chicos tienen unas habilidades cuando hablan de lo que les interesa que a veces no se ven en el día a día del aula.

Muchos opinan que los youtubers lo único que hacen son "chorradas"… Es posible. Pero si algo me enseñaron los años que estuve trabajando como guionista de comedia para televisión es que es mucho más difícil escribir un chiste mediocre que un drama brillante.

Carlos García
Departamento de Lengua
Apple Distinguished Educator