martes, 13 de febrero de 2018

TECNOLOGÍA Y MATEMÁTICAS


¿Qué aporta el uso de la tecnología a la enseñanza de las matemáticas? ¿Cómo contribuye la tecnología a la comprensión de un concepto matemático? ¿Cómo interaccionan los alumnos con la tecnología? ¿Qué habilidades fomenta la tecnología respecto a la enseñanza tradicional?

Estas son solo algunas de las preguntas que nos permiten indagar sobre las ventajas que ofrece la utilización de medios tecnológicos en el aula de matemáticas. No olvidemos que aprender matemáticas no es solo “aprender a hacer” sino también “aprender a entender”. Razonar, en pocas palabras. En este sentido la enseñanza tradicional se limita a mecanizar una serie de procedimientos que le permiten al alumno llegar de manera rutinaria a un resultado. Sin duda esta manera de “actuar” es necesaria, y aporta un enfoque significativo en la compresión de esta disciplina; pero podemos ir más allá, podemos facilitar nuevas dimensiones conceptuales, nuevos enfoques de aprendizaje, nuevas herramientas a esta disciplina tan ávida de innovación. Y es aquí donde la tecnología juega un papel importante y, sin duda, necesario.

Visualización, representación, dinamismo, observación, relación, tratamiento rápido de datos, generalización conceptual, son algunos de los atributos que avalan el uso de la herramienta tecnológica en el aula que, sumado a la mejora en la atención-concentración (alumnos vinculados al uso tecnológico formativo) y al impulso en habilidades comunicativas, de investigación o de pensamiento, multiplican, sin duda, las posibilidades del proceso enseñanza-aprendizaje de las matemáticas.


Conscientes de este potencial, nuestro Colegio sigue apostando año tras año por implementar el uso de los recursos tecnológicos al servicio de la educación con el ánimo no solo de que nuestros alumnos aprendan más, sino mejor.

José Manuel Ponce
Dpto. de Matemáticas