lunes, 26 de septiembre de 2016

NERVIOS ANTE LA CÁMARA


He visto cosas que no creeríais, como decía aquel replicante de Blade Runner: alumnos que no callan ni bajo el agua enmudecer ante un objetivo, profesores veteranos sudar la gota gorda al ver el piloto de grabación encendido, políticos de oratoria florida convertirse en torpes alfeñiques tartamudeantes cuando el foco apunta hacia ellos.

Si la expresión oral formal está claro que debe estar presente en las aulas, la expresión oral ante la cámara debería empezar a cobrar importancia.

En la Universidad, las presentaciones en vídeo cada vez son más frecuentes, también en los estudios en plataformas online, al igual que en la creación de contenidos, ya sean lúdicos, académicos o laborales.

Por esta razón, aprovechando la nueva imagen de la biblioteca del Colegio, hemos empezado las clases de Lengua grabando en vídeo recomendaciones de nuestros libros favoritos para nuestros compañeros de otros cursos.

Los alumnos escribieron su recomendación, la ensayaron varias veces y, finalmente, tuvieron su oportunidad de expresarla ante la cámara.

Algunos parecían verdaderos profesionales, otros evitaban mirar directamente al objetivo, algunos leían más y otros lo tenían bien aprendido, pero todos completaron la actividad.

Finalmente, dedicamos un tiempo en clase para que cada uno pudiera analizar sus intervenciones grabadas para ver qué puntos fuertes tenían y en qué podían mejorar.

La satisfacción viene por partida doble: por un lado en los iPads de biblioteca todos podrán ver las recomendaciones literarias de sus compañeros y por otro, en el futuro quizás podamos evitar enmudecimientos inoportunos, gotas gordas o intervenciones televisivas poco afortunadas.


Carlos García García
Dpto. de Lengua