lunes, 15 de enero de 2018

Las nuevas tecnologías en los museos


La utilización de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) son cada vez más frecuentes en diferentes ámbitos y uno de ellos es en los museos. Desde luego, muchos de ellos se han adaptado perfectamente a los nuevos tiempos y a aquello que conocemos como “era digital”. 



Tanto es así que, en muy pocos años, han surgido diferentes opciones tecnológicas desde pantallas táctiles y códigos QR hasta aplicaciones móviles o apps. Muchas de estas aplicaciones han permitido que los usuarios conozcan de cerca obras de gran relevancia, fotografías detalladas de las mismas y las características del periodo histórico al que pertenecen. 

Algunos museos que destacan por el esfuerzo realizado en adaptarse a las nuevas necesidades tecnológicas son el Museo del Prado, Thyssen, Guggenheim, Museo Arqueológico Nacional y el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona. Todos ellos permiten navegar dentro de los mismos con exposiciones y vídeos, en diferentes idiomas e incluso con gafas de realidad virtual para poder viajar en el tiempo y crear así una visita al museo mucho más dinámica e interactiva. 

Muchas de las obras más asombrosas también se pueden visualizar en Google Art Proyect. Aproximadamente, 1.153 obras de museos españoles ya están compartiendo espacio con los museos más importantes del mundo. Las fotografías presentadas son de una altísima resolución que además vienen acompañadas de información de los artistas y la posibilidad de moverse por las galerías de arte. 

Además, esta aplicación móvil o app se ha convertido en una grandísima herramienta didáctica. El hecho de que en las aulas se pueda utilizar este tipo de aplicaciones sin necesidad de estar físicamente dentro del propio museo es increíble. Tanto alumnos como profesores se enriquecen cada día más de este tipo de herramientas, muy valiosas para el aprendizaje y que además permiten difundir la cultura sin límites. 


Sin duda, es un gran paso que nos permite conocer nuestro patrimonio artístico y cultural y poder concienciarnos también de la necesidad de conservarlo y protegerlo. 


Alejandro Gimeno Martínez 
Departamento de Humanidades