martes, 9 de enero de 2018

Con una caja de zapatos...


Quién no se ha preguntado alguna vez… ¿por qué los niños se entretienen muchas veces más con una caja que con un juguete en sí?

Pues es tan fácil porque una caja puede ser lo que nosotros queramos: un barco, un coche, una casa... Sin embargo, casi todos los juguetes son más concretos y sus funciones son muchas veces limitadas. 

Además, en este tipo de juego, es el niño quien decide a qué jugar poniendo él sus normas y sus propios límites. Sin embargo, con la mayoría de juguetes y cada vez más, el niño es un mero espectador donde el juguete lo hace todo, limitando la creatividad y fantasía del niño. 

Os recomendamos que probéis a dar a vuestros hijos una caja de zapatos o de galletas, seguro que se lo pasarán en grande y, además, vosotros podréis ver volar su imaginación.


Tutoras de 15 meses