viernes, 21 de octubre de 2016

SENDERISMO, A LA MONTAÑA CON LOS NIÑOS



Qué tan fascinante visión del mundo es aquella vista a través de los ojos de un niño. Se emocionan con casi cualquier cosa: palos, piedras, hojas, animales… se pueden pasar horas observando un insecto o cavando un agujero. La montaña es el lugar idóneo donde fomentar su curiosidad y descubrir la naturaleza.
Desde el Colegio Internacional Levante apostamos por realizar salidas educativas para todos los cursos, donde nuestro alumnado entre en contacto directo con la naturaleza. El senderismo fomenta multitud de aspectos en el desarrollo del niño, desde llevar su propia mochila con su zumo y bocadillo o permitirles ver el mapa, contribuye a trabajar la autoestima y la independencia. También, un estudio de la OhioState University Collage of Optemetry afirma que exponerse al menos 14 horas a la semana a la luz natural es beneficioso para una mejor visión.
Asimismo, según el artículo “8 science-backed reasons for letting your kidsplayoutdoors”, escrito por Edward Shepard y traducido por WildKids.es, el senderismo:
  • Aumenta la resistencia ante enfermedades: jugar en la tierra, al aire libre, ayuda a los niños a mantenerse saludables.
  • Aumenta la vitamina D.
  • Reduce el estrés.
  • Mejora la capacidad de atención.
  • Mejora las aptitudes físicas.
  • Mejora la coordinación.
  • Mejora en el rendimiento académico.
  • Despierta la curiosidad y la imaginación.
  • Mejora los conocimientos naturales y de nuestro entorno inmediato.
Antes de organizar un día de senderismo hemos de escoger la ruta más apropiada según la edad y las características físico-evolutivas de los niños. No obstante, como recomendación personal, asegúrense de la idoneidad de la ruta realizándola con antelación sin los niños. No espere demasiado para ir con ellos, los elementos atmosféricos y la acción humana pueden modificar las condiciones del sendero o ruta.

En el Colegio Internacional de Levante consideramos que es muy importante realizar actividades durante el recorrido de la ruta y los descansos. La naturaleza ofrece infinidad de objetos con texturas y matices que permiten a los niños experimentar y desarrollar su imaginación. Además, preparar juegos facilita y motiva el respeto hacia la naturaleza. 

En la semana de senderismo, nuestros alumnos fueron protagonistas de juegos como, por ejemplo: buscar y adivinar por el tacto y el olfato de qué objeto se trata: hoja, palo, piña, etc. Adivinar de qué árbol es y tocarlo dándole con anterioridad pistas relacionadas con la forma de las hojas, la copa o los frutos. También podemos contar historias de animales del bosque, de forma fantasiosa para los más peques o de manera más realista para los más mayores. 

Con imaginación y pocos recursos podemos crear actividades activas y motivadoras para disfrutar aún más de la naturaleza y del senderismo.



Elenka Martínez
Dpto. de Educación Física